Grumpy

Grumpy es gruñón.

Pero es adorable, suave y blandito.

Dice una extraña leyenda que los grumpies son duendes que quitan el mal humor a quien los lleva en los días gris del otoño o los lunes por la mañana camino del trabajo.

Otras leyendas cuentan que no todos los grumpies son gruñones, que los hay tímidos e incluso temerosos. Y que la expresión que muestran es su poder para superar esas emociones en los que están cerca.

No sabemos qué tienen de verdad estas leyendas, pero suavecitos sí que son.

Los grumpes están hechos a mano con sobrantes de prendas de piel
Compartir esta entrada